Saltar al contenido

Microscopio para niños

Es muy probable que a los niños les interese el mundo de la investigación celular y que no lo hayan notado aún porque no han tenido la posibilidad de utilizar un microscopio.

A pesar de que los microscopios son conocidos por utilizarse en ámbitos profesionales y educativos, también  es posible adquirir un microscopio específicamente desarrollado para niños.

¿Qué diferencia hay entre los microscopios normales y los microscopios para niños?

Generalmente los microscopios para niños son versiones reducidas de los microscopios monoculares y binoculares, aunque la diferencia más notable sea el tamaño, ya que les permite ser mucho más fáciles de transportar y de colocar sobre cualquier superficie.

microscopio para niños

Aunque a nivel técnico también poseen diferencias que son mucho más notables como lo pueden ser un rango menor de aumento, debido a que las lentes especiales son mucho más costosas.

Además de que son precisas para un uso especializado o tienen la posibilidad de conectar equipos audiovisuales para tener una mejor apreciación de lo que se está observando.

Mientras que el microscopio para niños es meramente una herramienta de estudio y entretenimiento, pero ello no significa que no sea completamente funcional.

¿Cuántos aumentos debe tener un microscopio para niños?

Los microscopios infantiles deben cumplir un riguroso procedimiento de calidad óptica, ya que deben permitir observar una gran variedad de muestras sin fatigar la visión.

Por lo tanto, deben tener una nitidez y claridad aceptables. Generalmente la calidad óptica de un microscopio es lo que encarece al mismo, por lo que los microscopios para niños son elaborados con objetivos acromáticos que ofrecen una calidad de imagen aceptable por un precio muy económico.

Generalmente los microscopios para niños incluyen 3 objetivos con lentes de amplificación de 4x, 8x y 10x que cubren a la perfección las necesidades de observación para los pequeños de la casa.

Guía de compra: ¿Cómo elegir un buen microscopio para niños?

venta de microscopio para niños

  • Formato del microscopio

Lo primero que se debe tener en cuenta es el tipo de microscopio para el niño. La mayoría de los microscopios para niños son monoculares porque son sencillos de fabricar, además de que proveen gran parte de las funciones requeridas por ellos para su correcto uso.

Aunque también existen algunos modelos que poseen una bifurcación del tubo del objetivo, que permite visualizar la muestra con total claridad como si de un microscopio binocular se tratase.

Este es uno de los factores decisivos a la hora de elegir un microscopio para tu niño/a, debido a que es lo que define su funcionalidad a la hora de ver objetos.

La gran mayoría de los microscopios infantiles poseen tres niveles diferentes de aumento, aunque algunos tienen la posibilidad de poder contar con lentes de aumento que potencian sus características de aumento básicas.

  • Materiales de construcción

A pesar de que son productos para niños, muchos de ellos están elaborados con materiales plásticos y metálicos de gran calidad que nada tienen que envidiarle a los microscopios de uso profesional.

Aunque a pesar de que es una norma, el mercado está lleno de microscopios para niños elaborados con materiales de baja calidad para reducir costos y pueden presentar materiales quebradizos, bordes afilados o una pobre iluminación.

Para poner solución a ese problema, en nuestra tienda online te traemos los mejores microscopios con relación calidad-precio.

La mayoría de estos microscopios incluyen una serie de accesorios como pinzas, portaobjetos y filtros para observar muestras. Algunos modelos modelos más avanzados pueden llegar a incluir pipetas, bisturís, limas o ganchos para manipular las muestras al mismo tiempo que se observan.

¿Cómo deben utilizar los niños un microscopio?

Para empezar a usar este microscopio, aquí te dejo una guía rápida, para que el niño o la niña pueda aprender a usarlo.

  • Insertar las baterías en caso de que el microscopio tenga iluminación o colocarlo en una zona bien iluminada para que el espejo pueda reflejar correctamente la luz hacia la muestra.
  • Ajustar el lente hasta que comience a tomar nitidez.
  • Colocar la muestra en un portaobjetos y a continuación colocarla sobre la bandeja del microscopio en la parte inferior de manera que no entorpezca la fuente de luz.
  • Ajustar el nivel de aumento al nivel deseado.