Saltar al contenido

Microscopio estereoscópico

Historia del estereoscopio

El primer microscopio considerado como estereoscópico del que se tiene constancia fue fabricado en 1671 por el fraile capuchino Cherubin de Orleans.

Consistia en un microscopio que permitía observar la muestra a través de dos canales distintos, pero mostrando una imagen tridimensional con el relieve de las texturas de forma invertida, por lo que fue rápidamente desechado por no ofrecer los resultados deseados.

No fue sino hasta el siglo XIX en el que el microscopio estereoscópico fue completamente desarrollado como tal por Horatio S. Greenoungh, que tras presentar su invento a la empresa alemana dedicada a fabricar microscopios Carl Zeiss, éstos lo mejoraron notablemente y procedieron a comercializarlo bajo su marca.

Años después surgieron otros tipos de microscopios estereoscópicos, pero todos cuentan con el diseño básico de Horatio S. Greenoungh dentro de su construcción.

¿Qué es el microscopio estereoscópico?

Es un microscopio óptico que nos permite estudiar muestras a través de imágenes generadas en tres dimensiones para apreciar de una manera mucho más detallada sus texturas y composiciones.

 

A través de dos lentes distintas emiten dos imágenes ligeramente diferentes que al combinarse por nuestros ojos se crea un efecto tridimensional.

Cabe resaltar que el microscopio estereoscópico trabaja con luz refleja, por lo que una luz es la encargada de iluminar la muestra y el reflejo de esta es visualizada a través de los lentes que tiene en su interior.

microscopio estereoscópico

Este microscopio tiene la ventaja de analizar muestras sin tener que laminarlas para que la luz pueda atravesar la superficie de la muestra por lo que no requieren de condensador ni diafragma.

En los microscopios estereoscópicos, la muestra es observada a través de los objetivos y oculares. De este modo se pueden observar muestras sin necesidad de laminarlas como en el caso de los microscopios de luz transmitida, donde la luz atraviesa la muestra antes de llegar al objetivo.

Este es el motivo por el cual generalmente los microscopios estereoscópicos tampoco tienen ni condensador ni diafragma.

El uso del microscopio estereoscópico es adecuado para estudiar objetos que sean relativamente grandes y con una gran definición de texturas, por lo que son ampliamente utilizados en la botánica para estudiar las composiciones y procesos de las plantas.

En mineralogía se usa para estudiar con precisión la formación de algunas rocas y minerales, mientras que en la industria de la electrónica, permite visualizar, reparar e instalar componentes electrónicos con mayor precisión. En la medicina permite realizar intervenciones quirúrgicas de precisión con relativa facilidad.

Características del microscopio estereoscópico

  • Los microscopios estereoscópicos poseen componentes que se encuentran en otro tipo de microscopios, como el uso de lentes oculares que pueden ser removidos a fin de lograr una mejor magnificación de la imagen.
  • Estos lentes están hechas de vidrio o plástico y se encuentran dentro de un tubo en el cuerpo que los sostiene de manera firme dentro de un juego de cilindros de ampliación, que pueden ser ajustados según sea necesario.
  • El cuerpo puede ajustarse mientras se realiza la ampliación de la imagen para ayudar a tener una mayor nitidez, mientras que la luz que sale de la parte inferior del mismo permite visualizar de una forma más clara la muestra.

Diferencias entre el microscopio estereoscópico y el microscopio compuesto

Si bien el microscopio compuesto permite tener un mayor rango de aumento en relación al microscopio estereoscópico, ya que el compuesto utiliza un sistema rotatorio conformado por tres lentes objetivos completamente diferentes que pueden mostrar aumentos de hasta 40x.

El microscopio estereoscópico carece de este sistema y solo puede llegar a aumentar hasta 30x.

El microscopio compuesto posee una fuente de luz que va ubicada por debajo de la superficie de muestra y se puede modificar la dirección e intensidad del haz de luz gracias a un diafragma y condensador que tiene instalado.

Mientras que el estereoscópico también posee una fuente de luz debajo del la superficie de muestra, pero también posee una fuente de luz incidente para poder iluminar la superficie de muestra desde la parte superior.

Otra diferencia fundamental entre el microscopio estereoscópico y el compuesto es el tamaño de la platina y la distancia que posee desde el tubo de aumento

La platina del microscopio estereoscópico es mucho más grande y la distancia que posee con el tubo de aumento, le permite visualizar objetos relativamente grandes y en tres dimensiones, esto lo convierte en un microscopio ideal para realizar cortes y disección de insectos y animales.

Mientras que el compuesto solo se limita a poder visualizar muestras de pequeño tamaño, pero con mejor precisión de aumento.

¿Cómo se debe utilizar un microscopio estereoscópico?

Aquí tienes unos consejos, en los que puedes guiarte para hacer un buen uso de este microscopio.

  • Conectar el microscopio a la energía eléctrica e instalarlo sobre una superficie plana que sea estable y que tenga suficiente espacio para operar.
  • Encender la iluminación, en caso de que el objeto sea traslúcido o líquido se debe encender el foco de abajo, mientras que si el objeto es sólido u opaco se deberá encender el foco de arriba.
  • Colocar la muestra sobre la placa de la platina utilizando clips o doblando los bordes para que queden debajo del clip.
  • Ajustar los oculares lentamente a fin de obtener un mejor enfoque sin tener que forzar la vista.
  • Ajustar al nivel de ampliación deseado girando el portaobjetos y girar el botón de enfoque de acuerdo al nivel de ampliación seleccionado.

¿Cómo se forma la imagen tridimensional en un microscopio estereoscópico?

vista del imagen tridimensional en un microscopio

El microscopio estereoscópico por su construcción y combinación de lentes emite dos imágenes ligeramente diferentes que son percibidas por cada uno de nuestros ojos.

Nuestro cerebro combina estas imágenes de manera que las pequeñas diferencias de volumen contenida entre ellas permitan crear un efecto de tridimensionalidad mejor conocido como “estereoscopía”.

Normas para el cuidado de un microscopio estereoscópico

  • Transportar el microscopio estreoscópico con las dos manos.
  • No inclinar el microscopio estereoscópico.
  • Nunca remover o tocar los lentes, para limpiarlos solo basta con utilizar un papel especialmente diseñados para limpiar lentes.
  • No observar muestras sin utilizar un cubreobjetos a menos que se vaya a utilizar la lente de inmersión.
  • Al momento de realizar la observación de muestras, se recomienda hacerlas con el menor aumento posible.
  • Al finalizar la observación de muestras, es preciso retirar la placa portaobjetos y colocar el microscopio en el menor aumento para no dañar sus componentes internos.